El silencio y la creatividad… o no

Mute Sessions Fundación Telefónica

Mute Sessions Fundación Telefónica

El jueves 12 (junio 2014) asistí a la Mute Sessions_ con Ara Malikian, violinista alucinante y artistazo. Era la primera vez que acudia a estas sesiones organizadas por Fundación Telefonica, y la verdad, aun no tengo claro qué opinión me merecen…

Para empezar, la idea base mezcla cosas que para mi no van tan de la mano:

Mute es un esfuerzo por demostrar que cuanto más ruido, menos ideas.
Un espacio de silencio favorable a la creatividad.
Una causa a la que sumarse para defender el derecho a pensar.

Apoyo totalmente el esfuerzo porque pensemos más, y porque pensemos mejor. Y es cierto que el ruido puede ser un freno. Pero ¿un espacio de silencio favorable a la creatividad? Mmmhhh…

Ara Malikian (y otros artistas) están siendo llevados al silencio para crear… y mientras yo veía a este músico (y escuchaba) como creaba, no podía dejar de pensar que en Malawi, en medio de la nada, en la soledad (aparente) que allí se vivía, la gente creaba para romper el silencio. 

No pude preguntar a Ara si él había “aprendido a crear” en el silencio, o si viniendo de una familia armenia residente en Líbano durante una guerra, su aprendizaje creativo se dio más bien rodeado de ruido constante, incluido el de los bombardeos… quizás la próxima vez.

Otra cosa que me resultó curiosa es una “similitud” que observé… y es que al final, da igual de dónde seamos, mediterráneos, armenios, sudafricanos, negros, blancos o a lunares… nos gusta ver crear (y si no, que le pregunten a los jubilados apostados al lado de las obras… yo lo he probado, y si te dejas llevar por la experiencia ¡es hipnótico!).

Allí estábamos, un montón de gente diferente, algunos seguidores de este artista desde hace mucho tiempo, otros como yo que recién lo descubríamos, gente que pintaba canas y niños que se lanzaban a hacer preguntas. Todos para ver cómo creaba este hombre.

Y claro, me vino Malawi a la mente (qué vamos a hacerle, una experiencia tan intensa me acompañará toda mi vida). Y me acordé de cómo los niños, y los no tan niños, se quedaban mirándote cada vez que trabajabas.

Cada vez que usabas el ordenador (y no, no era que no supieran lo que era, habían visto muchos). Cada vez que pintabas en un cuaderno. Cada vez que intentabas cocinar con “algo de gracia” la patata, las judías pintas y la cebolla que tenías ese día para comer. Incluso cada vez que leías.

En Malawi, al menos en la zona dónde yo he vivido, se aprende por imitación. Y aquel que hace algo diferente, está creando una nueva forma de trabajo, de disfrute, de aprendizaje… un nuevo camino. Y se quedaban embobados mirándote.

Es una sensación rara esa de estar en el centro de las miradas. Que todos te esperen para ver qué es lo que vas a hacer. Que se paren para mirar como trabajas. Cómo rompes el silencio, la rutina de un lugar en el que por no haber no había ni lápices para que los niños pintaran, y cuando se los conseguías… no sabían cómo usarlos…

Aprendiendo a usar colores

Pero tenían sus voces. Y no paraban de cantar. De bailar. De crear música.

No paraban de romper el silencio. 

Y es que vaya usted a saber qué es lo que realmente nos mueve y nos ayuda a crear…

Nota para Ara Malikian: me encantó verle, y me encantaría charlar con usted. Si algún día me lee (¿por qué no?) estaré encantada de invitarle a un cafe en su querida Malasaña. Un abrazo grande.

 

 

Anuncios

#6 Thanksgiving day

Irte al rincón más recóndito de África para terminar celebrando el thanksgiving day es cuando menos curioso. Si encima terminas comiendo con la embajadora de estados unidos y su marido pues más todavía. Y si la conversación termina girando en torno al partido de futbol americano (tradición estadounidense para este día) pues ya olvídate!

El jueves 28 de noviembre celebramos thanksgiving day en Maji Zuwa. Mi primer thanksgiving, como siempre, lleno de anécdotas curiosas que os dejo aquí! Amigos emigrantes que vivís o habéis residido en Estados Unidos, sentiros libres para compartir las vuestras o completar la lista en cualquier momento!

1. El significado de la fiesta

A pesar de ser de las pocas fiestas realmente estadounidenses que yo conozco, cuando preguntas a los “nativos” por su significado, la respuesta es bastante breve. Y siempre termina con un “es una fiesta en la que nos juntamos a comer”. Vamos, lo que vienen siendo los domingos en casa de tu madre/abuela en España (y supongo que en otros países mediterráneos). Supongo que en un país en el que están tan acostumbrados a estar lejos de la familia, thanksgiving day es su adaptación de la comida familiar…

2. La compra

Realmente este día se come, se come bien y se come mucho! Pero claro, alguien tiene que prepararlo… y sobre todo conseguir los ingredientes!! Y eso señores como que ya no es tan fácil… o alguno de vosotros sabría dónde encontrar crema de calabaza en vuestra ciudad? Yo, en Madrid, no sabría por dónde empezar, esa es la verdad!

Sin embargo, y como dios aprieta pero no ahoga, casualmente hace una semana y media ha abierto un supermercado en Mzuzu, uno de los de verdad, enormes, súper llenos de cosas, con mucha variedad de productos. Así que pudimos sentirnos afortunados y comprar casi casi todos los ingredientes. Lástima de pavo, imposible encontrar alguien dispuesto a vendernos unos 😦

3. El momento cocina

Ejemmmmm, llega ese momento en el que hay que prepararlo todo, y tú no sabes ni por dónde empezar, y ves que la estadounidense si sabe, y no solo sabe sino que se está empezando a poner nerviosa con todo el mundo preguntando que puede hacer, así que tu optas por apartarte discretamente, activar el modo “humilde pinche” y dejar que las cosas fluyan, que ya son muchas fiestas familiares y siempre se termina igual, discutiendo sobre cuál es la mejor receta de salsa y quien deja la carne más jugosa… y yo como que no estoy en esas!

4. El momento post-comilona

Y de repente te encuentras de sobremesa con unos cuantos peace corps, la embajadora y marido, algunos voluntarios de aquí y allá. Pues bien, aprovéchalo!!! No siempre tienes la oportunidad de hablar one to one con los otros voluntarios, recuerda que vives en un punto de paso en el que los que vienen llegan en grupo, con ganas de fiesta y no de conversaciones profundas (vamos, que vives en un lodge con bar leñe) así que este es tu momento. El momento de hablar con una mujer que ha estado en Irak y en no sé cuántos sitios más, con un peace corp que ha estudiado salud publica en estados unidos, con otro (por fin) con experiencia laboral y para colmo en medioambiente!, con el marido de la embajadora, un hombre encantador que ha sido campeón del mundo de esquí acuático (no sé qué modalidad :S). Es el momento de preguntar cosas, de aprender, de abrir tu mente… no dejes de aprovecharlo!

5. El momento curioso del día

Jejejee que la embajada nos regale un balón de futbol mola… que el balón tenga el sello de la embajada mola más… pero que por detrás el balón tenga un “made in china” reluciente… eso, eso no se paga con dinero!! jijijijiji

Y como siempre, unas fotitos “p’amenizar”

DSC_1631 DSC_1640 DSC_1651 DSC_1663 DSC_1665 DSC_1671 DSC_1674 DSC_1676 DSC_1685 DSC_1702 DSC_1703