El silencio y la creatividad… o no

Mute Sessions Fundación Telefónica

Mute Sessions Fundación Telefónica

El jueves 12 (junio 2014) asistí a la Mute Sessions_ con Ara Malikian, violinista alucinante y artistazo. Era la primera vez que acudia a estas sesiones organizadas por Fundación Telefonica, y la verdad, aun no tengo claro qué opinión me merecen…

Para empezar, la idea base mezcla cosas que para mi no van tan de la mano:

Mute es un esfuerzo por demostrar que cuanto más ruido, menos ideas.
Un espacio de silencio favorable a la creatividad.
Una causa a la que sumarse para defender el derecho a pensar.

Apoyo totalmente el esfuerzo porque pensemos más, y porque pensemos mejor. Y es cierto que el ruido puede ser un freno. Pero ¿un espacio de silencio favorable a la creatividad? Mmmhhh…

Ara Malikian (y otros artistas) están siendo llevados al silencio para crear… y mientras yo veía a este músico (y escuchaba) como creaba, no podía dejar de pensar que en Malawi, en medio de la nada, en la soledad (aparente) que allí se vivía, la gente creaba para romper el silencio. 

No pude preguntar a Ara si él había “aprendido a crear” en el silencio, o si viniendo de una familia armenia residente en Líbano durante una guerra, su aprendizaje creativo se dio más bien rodeado de ruido constante, incluido el de los bombardeos… quizás la próxima vez.

Otra cosa que me resultó curiosa es una “similitud” que observé… y es que al final, da igual de dónde seamos, mediterráneos, armenios, sudafricanos, negros, blancos o a lunares… nos gusta ver crear (y si no, que le pregunten a los jubilados apostados al lado de las obras… yo lo he probado, y si te dejas llevar por la experiencia ¡es hipnótico!).

Allí estábamos, un montón de gente diferente, algunos seguidores de este artista desde hace mucho tiempo, otros como yo que recién lo descubríamos, gente que pintaba canas y niños que se lanzaban a hacer preguntas. Todos para ver cómo creaba este hombre.

Y claro, me vino Malawi a la mente (qué vamos a hacerle, una experiencia tan intensa me acompañará toda mi vida). Y me acordé de cómo los niños, y los no tan niños, se quedaban mirándote cada vez que trabajabas.

Cada vez que usabas el ordenador (y no, no era que no supieran lo que era, habían visto muchos). Cada vez que pintabas en un cuaderno. Cada vez que intentabas cocinar con “algo de gracia” la patata, las judías pintas y la cebolla que tenías ese día para comer. Incluso cada vez que leías.

En Malawi, al menos en la zona dónde yo he vivido, se aprende por imitación. Y aquel que hace algo diferente, está creando una nueva forma de trabajo, de disfrute, de aprendizaje… un nuevo camino. Y se quedaban embobados mirándote.

Es una sensación rara esa de estar en el centro de las miradas. Que todos te esperen para ver qué es lo que vas a hacer. Que se paren para mirar como trabajas. Cómo rompes el silencio, la rutina de un lugar en el que por no haber no había ni lápices para que los niños pintaran, y cuando se los conseguías… no sabían cómo usarlos…

Aprendiendo a usar colores

Pero tenían sus voces. Y no paraban de cantar. De bailar. De crear música.

No paraban de romper el silencio. 

Y es que vaya usted a saber qué es lo que realmente nos mueve y nos ayuda a crear…

Nota para Ara Malikian: me encantó verle, y me encantaría charlar con usted. Si algún día me lee (¿por qué no?) estaré encantada de invitarle a un cafe en su querida Malasaña. Un abrazo grande.

 

 

Anuncios

Mis amigos los animales

Menos mal que soy bióloga. Menos mal que he ido de acampada toda mi vida con los boy scouts. Menos mal que tengo algún que otro amigo que me enseñó (o al menos lo intentó) a manejarme con los animales (gracias Nacho, I love you!! y enhorabuena de nuevo por la boda!!).  Menos mal que mi madre me llevo a la selva con 12 años. Menos mal que en el cole íbamos mil veces al año a la granja escuela…

Menos mal que hice todo esto  porque gracias a ello he podido superar mi experiencia con la fauna africana. Si tú no tienes este currículo y te vas de voluntario/cooperante/viajero sin dinero a África, aquí tienes una lista de lo que te puedes encontrar en relación a la fauna que hay por aquí:

1. Insectos:

Ya escribí sobre ellos al principio, pero no está de más recordarlo: encontraras cucarachas gigantes, arañas en 2D (si si, tan planas que no ocupan una tercera dimensión) y en 3D, mosquitos de todos los tamaños (algunos son tan grandes que cuando te pican empiezas a sangrar… mucho!), hormigas asesinas que secuestran al resto de bichos en la puerta de tu casa y puedes ver, cada vez que vas a entrar, como les preparan emboscadas al resto de bichos (yo por si acaso me mantendría alejada… dan miedo), saltamontes que saltan sobre ti, y una especie de abejorros tan grandes como un puño que tienen la mala costumbre de chocarse contra ti y hacerte chichones. Y así hasta el infinito.

Consejo: leer mi post “Malawi, y ahora que?” o el de mi madre “Los bichos del lago y la madre que me pario

Por cierto, si tiene patas y se mueve, no te lo comas. Aunque estuviera en la misma bolsa no es un cacahuete… cientificamente comprobado! 😉

2. Sapos:

Raramente los veras durante el día. Si los ves, seguramente sea porque esa piedra en la que te ibas a apoyar ha pegado un salto y casi te hace caer. Pero ese no es el problema. Lo peor vendrá por la noche. Cuando te vayas a dormir y los oigas. Haciendo ruido. Mucho ruido. Tienen sus horarios, con grandes subidas de volumen alrededor de las ocho de la tarde, las doce de la noche y las cuatro de la madrugada (si, por fin creo que he descubierto por que siempre me despierto a esas horas!)

Consejo: Meditación. Tapones para los oídos. Escribir mensajes por whats app. Ver una peli en el ordenador. Poner música relajante (por dios, nada de esas músicas de fondo con olas y sonidos nocturnos, que eso ya lo tienes en casa).

3. Lagartijas, y no tan “-ijas”:

Veras lagartijas por todos lados. Del tamaño de una uña (ver foto) o de un antebrazo. Las veras paseando por las vigas de la casa, poniendo huevos en las paredes o simplemente se caerán sobre ti cuando estés cenando porque, según parece, su sistema de ventosas no es infalible!

Microlagartija

Microlagartija

Pero eso no es todo. También veras lagartos. Lagartos muy grandes. Lagartos que se comen las gallinas de tus vecinos. Lagartos que se meten en tu casa cuando estás leyendo (Parque Jurasico, para más inri… si, el universo gasta bromas de este estilo) se recorren tus paredes y se suben a tu mesa, a menos de medio metro de tu cara, desde donde te miran sospechosamente).

Consejo: con las primeras, acostúmbrate. Con los segundos… ten siempre a mano una escoba, y por si acaso no los toques. Muerden!

4. Pequeños mamíferos:

Encontraras perros. No los toques. Encontraras cabras. No las toques tampoco, están locas. Exacto, locas. En el momento menos pensado, cuando más cargada vayas de cosas, dos cabras se pondrán a pelear delante de tu puerta, cerrándote el camino. Muy cómodo.

También encontraras vacas.  También te cerraran el camino, pero estas no tienen que preocuparte demasiado, son más fáciles de apartar, simplemente ten cuidado de no ponerte detrás de ellas!

5. Grandes mamíferos:

Puede que vayas de safari y no veas demasiadas cosas. O puede que te vayas a celebrar la nochevieja a uno de los sitios más turísticos del país y te enteres que un león ha salido de la reserva y se está comiendo todas las cabras de alrededor del hotel.

Lion terrifies residents in Nkhata Bay

Consejo: usa los taxis. Muévete en grupo. No dejes sola a tu madre, una cosa es que la piquen un par de bichos y otra que un león la pegue un muerdo. Habla mucho de ello. Con todos los que te encuentres. Vives en un mundo sin internet ni televisión, así que este tipo de noticias que permiten conversaciones eternas son muy apreciadas!!

Esto es todo… por ahora!

Recibiendo buenos deseos!

La mejor felicitacion de navidad que he recibido, creo que en toda mi vida… quedan apuntados todos los deseos para el 2014, y para toda mi vida!!

(la adapto un poco para que se entienda sin el contexto del email)

… recibe un gran beso América en África, eres un cielo (aunque tengas días nublados) y aunque no tengamos ninguna relación biológica, eres para mí como una hija, ó una  sobrina. Manten por encima de todo la capacidad de elegir y nunca seas dócil, pero sí prudente. Te deseo unas estupendas vacaciones de navidad con tu madre y un año 2014 lleno de logros personales y colectivos, trabajo vocacional satisfactorio, lleno de música africana y de otras partes del mundo, sexo hasta que os tiemblen las canillas, drogas estupendas que no creen adicción ni problemas (probad el Red-Bull), amigos que no defrauden nunca, salud y buen humor, y la pasta justa para no echar de menos nada fundamental. Y mucho sentido común para valorar las situaciones que vayan llegando . Que sepas que os quiero exactamente como sois. Un besazo…

A que es genial? cosas como estas son las que me dan energia para darle la vuelta a las cosas malas!! bssss