Los bichos del lago y la madre que me pario…

Yo aprovechando que mi santa madre ha decidido pisarme el post sobre bichos voy a hacer un copy paste y eso que me ahorro! Asi que aqui teneis la experiencia de mi madre con las nubes de bichos (que al igual que los ninyos y las tormentas, tambien vienen de Tanzania!)

VA DE BICHOS
Una se puede ir de África, pero África no se te va fácilmente. Ya sé que no es muy original esta frase, pero no tenía otra mejor.

Os he hablado más de una vez de mosquitos e incluso habréis visto algún bicho paseándose por el lavabo comunal, pero esto es diferente. Desde la orilla del lago de Malawi, una tarde empezamos a ver unas nubes en la costa de Tanzania, a unos doscientos kms. Parecía humo, o un tifón o algo parecido. Como estaba lejos yo seguí con mi Heineken (¿se escribe así la cerveza?).

Las nubes oscuras tomaban diversas formas como el humo que sale de una chimenea, o de pronto eran como bolsas enormes Y se iban moviendo bordeando el lago, por lo que en un determinado momento dejamos de verlas.

A la mañana siguiente al abrir la puerta de mi casa, el suelo estaba con montones de mosquitos muertos, casi no podía abrir la puerta, (exagero un poco). Las nubes aquellas enormes, como veréis en las fotos, eran mosquitos, de los que no pican y al pasar van haciendo limpieza de otros bichos.

Al parecer esos mosquitos se comen, y los naturales del lugar los cazan con cestos, y están ricos, yo no los he probado y por tanto en esta crónica no puedo dar más datos sobre ello.

Todo esto aunque no lo parezca es un canto a la naturaleza y me lleva a otra experiencia similar en la Amazonía. Un día al atardecer, estábamos solas mi amiga Sole, enfermera vasca que algunas noches nos castigaba tocando el chistu, y yo. Mientras cenábamos vimos una mancha negra enorme en el suelo que se movía, como una alfombra negra que se fuera acercando por todos lados. Nos metimos en la casa, nos encerramos pegando gritos, tal vez así las asustábamos y se iban. La alfombra entró en la casa. Eran millones de hormigas negras. Primera vez en mi vida que lo veía, me subí en la cama horrorizada pensando que no me merecía ser digerida por la marabunta. Creo que en aquel momento hice dos mil o tres mil promesas a Dios. Sería misionera de verdad, llegaría virgen al matrimonio si volvía a nacer y cosas así, lo normal cuando te van a digerir millones de hormigas.

La alfombra siguió su camino, no se subió en las camas, como no se suben normalmente las alfombras, y cuando se fueron no quedaba un bicho en la casa, ni cucarachas, ni arañas, ni nada.

Yo como sabéis cumplí mi promesa…

1492721_607146752688457_654046385_o

Anuncios

Un pensamiento en “Los bichos del lago y la madre que me pario…

  1. Pingback: Mis amigos los animales | America R. Arias Anton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s