#5 Trabajando ando part 2: the nursery

Pues si pues si, va a ser que una servidora ha venido aquí a trabajar, no solo a disfrutar del lujo africano!

Uno de los proyectos en los que he empezado a colaborar es la guardería, “ese sitio” lleno de niños de entre dos y 6 años, al menos aquí en Malawi.

Manejar las expectativas cuando hablas de niños es difícil. Cuando uno habla de cooperación y nombra las palabras “guardería” o “niños” es difícil no incluir cosas como  “ohhhh que monada!” o “so cute” según el país de origen 😉 Y si, la verdad es que es una monería… de visita, porque trabajar con ellos es A-G-O-T-A-D-O-R.

Esas imágenes de niños monísimos con ojos enormes sonriendo a la cámara con dientes muy blancos sobre piel muy negra son totalmente reales. Los niños son preciosos, tengo que decirlo. Los CIENTO QUINCE niños que tengo en mi clase son a cada cual más guapo.

DSC_1274

Y como yo ya lo he vivido, y a mí me ensenaron que compartir es vivir, aquí os dejo una mijina de información sobre lo que os podéis encontrar si vais por el mundo cooperando!

1 Sigues asustando a algunos niños…

Exacto! Los mas pequeños, los menos atrevidos, los que tienen menos experiencia… ni idea de los motivos, pero tú sigues asustando a algunos de los críos, que te recuerdo son tus alumnos así que tu día a día empieza a complicarse. Imagínate que la secretaria de tu oficina empezara a gritar aterrorizada todos los días cada vez que te ve entrar por la puerta… pues eso pero en pequeñito! Cada día de lunes a viernes… (aun hoy cuando llevo varios meses dando clases me sigue pasando!)

2 … y para el resto eres un extraterrestre

Si fueras verde fluorescente no causarías más impacto, así que vete acostumbrando. Según te vas aproximando a la guardería decenas de críos empiezan correr hacia ti gritando “mzungu” (blanco o extranjero o diferente, según a quien preguntes). Aunque te conozcan de sobra. Si pasa alguien blanco por el camino que bordea la escuela todos empezaran a gritar, a asomarse por la ventana, y más de uno directamente se largara de tu clase. Si el blanco va en coche ya olvídate de explicar nada durante los siguientes quince minutos, la sobreexcitacion de tus alumnos será palpable y serán incapaces siquiera de sentarse.

3 Los niños tocan…

Es precioso cuando uno de ellos te mira con ojos de tierno corderillo, te sonríe,  te toca tu blanca piel y te agarra tu mano de forma totalmente adorable! Lástima que en ese momento el resto de críos lo ve y entonces quiere hacer lo mismo, lo cual significa que tú te ves rodeada de minúsculos seres que intentan trepar usando tus manos como cuerdas, que tiran de ti, que quieren que les cojas, que te chupan, que te tocan, que te agarran los dedos de los pies, los dedos de las manos… en mi familia somos alrededor de 20 primos y recuerdo en navidades los veinte lanzándonos sobre mis tíos para que jugaran con nosotros. Si alguno tenéis el mismo recuerdo, ahora multiplicadlo por cinco y os haréis una idea de mi día a día!

4 Los niños lloran…

Porque se caen, porque se pegan, porque no quieren estar allí, porque quieren mimos… sea por el motivo que sea, los niños lloran, y de repente tú ves que una de las mujeres del grupo de trabajo (mujeres que ayudan en la guardería con los críos y con el programa de alimentación) coge al crio y te lo cuelga de un brazo, ya sea porque te quiere integrar, ya sea porque les hace mucha gracia verte con un crio colgando, el tema es que te lo han colocado y tú tienes que seguir dando clase (se me olvidaba, te lo han colocado mientras tú estabas repasando la lección con los otros ciento catorce). Así que no te queda otra que aprender a usar el chitenje (pareo tradicional de uso obligatorio en la guardería) como “canguro” para atarte el crio a la espalda y poder seguir dando clase.

5 Los niños pasan hambre

Muchos de tus niños no comen más que lo que les das en la guardería, que es un plato de maicena con azúcar (cuando hay) para dos. Así que te llamaran para que les des de comer primero a ellos, sobre todo si no siempre hay comida para todos, o platos o cucharas para todos.

Es duro escuchar a todos los críos llamándote. Es muy duro escuchar a todos los críos pidiéndote comida. Es aún más duro distribuirla y ver que se termina sin haber dado de comer a todos. Pero más duro es pasar hambre así que te aguantas, te muerdes la lengua, piensas que si ellos pueden tú también y empiezas a darle vueltas a tu cabecita para buscar un modo de solucionar todo esto. No podrás solucionarlo todo pero bueno, algo haremos!

6 Todos los demás también pasan hambre

Tienes un grupo de mujeres que ha ayudado a montar la guardería. Tienes profesores voluntarios que son increíbles y que consiguen mantener a los críos atentos, activos, participativos. Tienes madres y padres que se pasan de vez en cuando por las clases y te ayudan a controlar a los críos, cogen a los que lloran, les regañan si se pelean o acompañan a tus alumnos a casa si alguno esta malito.

Y todos tienen hambre. Aquí no es raro que la gente no tenga comida, y esta gente no iba a ser la excepción. Así que ellos también se sirven un plato de maicena… los primeros! Cuando ves esto por primera vez te pones de un mal café importante. La segunda, cuando conoces un poco más a los profes, te da rabia pero te callas. A la tercera (porque no ocurre a diario sino de vez en cuando) te das cuenta de que esta gente lleva tres horas sin parar, jugando con los críos, cantando, repasando la lección, sin absolutamente nada en el estómago, mientras que tú, que has desayunado estupendamente, estas que no puedes con tu alma… así que te toca asumir la realidad del país donde vives ahora, un país que realmente pasa hambre.

7 No tienes puertas

Cada vez que piensas en una guardería en España con sus puertas, sus cristaleras para ver a los peques, sus juguetes… te dan ganas de llorar. Sobre todo cuando tienes que salir de clase corriendo (literalmente) para pillar a tres críos que han decidido que era suficiente por hoy y que han empezado a caminar colina arriba. O cuando no puedes jugar con los críos porque 1) no tienes juguetes, 2) si los tuvieras no tendrías donde dejarlos porque una vez más, no tienes puertas, 3) son casi doscientos críos… para cuatro adultos, incluida una servidora!

8 La guardería, ese escaparate de la moda

Ah, la moda infantil… ese pequeño gran mundo en el que tanta gente vuelva su creatividad… y al que tanto daño han hecho las princesas Disney!

Pues si señores, la guardería puede convertirse en todo un pase de modelos de princesas! Y es que aquí los vestidos para las niñas no tienen término medio, o son súper sosetes o son disfraces de la cenicienta bajando de su carroza. Lentejuelas incluidas. En algunos casos incluso me vienen con zapatos de tacón… puedo jurarlo.

Y los niños, otro tanto! Aquí es un clásico el formato Espinete: niños usando pijama durante el día y quitándoselo para dormir. En mi clase triunfan fundamentalmente dos modelos, el de Spiderman y el chino. Os acordáis el pijama de verano que teníamos todos con chinitos bordados en el pecho, y que más de una madre ha usado cuando teníamos que disfrazarnos para vestirnos de chino mandarín? Pues aquí es moda total. Estoy por pillar uno para mí… lástima que no pueda trabajar con pantalones que si no…

——–

Y qué se puede hacer con todo esto? Porque aquí mucho cachondeo, pero si le dais otra lecturilla al post de una forma un poquito más critica os daréis cuenta de lo que realmente estoy contando…

Pues bien, se pueden hacer muchas cosas, a saber:

  • Lo primero de todo, conseguir que los críos tengan un sitio digno donde aprender. Esto ya lo tenemos casi logrado, varios donantes han financiado la construcción de una nueva guardería en la que ya estamos ubicados, aunque aún quedan cositas por terminar, para las que se necesitan fondos… algún interesado?
  • Lo segundo, asegurar los fondos para el programa de alimentación. Estamos intentando coordinarnos con la Cruz Roja de aquí para entre las dos organizaciones asegurar los fondos para este programa. Cada vez tenemos más niños pero el puchero sigue siendo el mismo.
  • Lo tercero, intentar mejorar las condiciones en las que los críos vienen a la guardería. Ya sea con ropa (muchos vienen con verdaderos harapos) o zapatos (si un chaval de 4 años suele romper unas deportivas buenas en poco tiempo, imaginad si en vez de deportivas son zapatos de plástico del todo a cien… vamos, más de uno me viene con un solo zapato a clase porque el otro se ha roto, y se ha roto).
  • Por último, conseguir materiales para la escuela. Esto implica tanto conseguir fondos para comprar material (insisto, preferimos comprarlo aquí y promover el comercio local) como conseguir ideas de manualidades y juegos para las aulas. Así que si tenéis lo uno o lo otro, por favor colaborad con nosotros!!! Podeis hacerlo en www.determinetodevelop.org o comentadlo en el post para que pueda contactar con vosotros personalmente. Si conocéis webs con herramientas para trabajar con críos pequeños (a poder ser en inglés) mejor que mejor, dejadme el link aquí.

Desde ya os doy las gracias, por leer este post y por la ayuda que podáis enviar.

Anuncios

2 pensamientos en “#5 Trabajando ando part 2: the nursery

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s